Ahmed

Los dibujos expuestos en el post anterior, han hecho que me acordase de sus autores, que me imaginase sus caras de terror ante tales situaciones, su cara de tristeza frente a la vida. Además, esos dibujos inevitablemente han hecho que me acordase también de todos los niños cercanos que conozco, mis sobris, primos pequeños, hijos de amigos, e incluso aquellos niños que solo una vez haya podido ver y no me he podido olvidar de sus caras.

Recordando estos últimos, he rescatado la foto de Ahmed acompañado de una niña de la que no recuerdo su nombre.

Ahmed en Sheij Abd al Gurna

Ahmed es un niño que vi por primera y última vez hace dos años en Sheij Abd al Qurna, en Egipto. Sheij Abd al Qurna es una pequeña localidad cercana al Valle de los Reyes, que pese a su proximidad con este, no recibe hordas de turistas. Está formada por un puñado de casas de adobe y muchos puñados más de arena. Sol y luz. Lejos de esto, las contadas personas que se pueden encontrar por sus arenosas calles rechazan ser escrutados por los ojos de los desconocidos. Sheij Abd al Qurna es como un colador lleno de agujeros, cada uno de los cuales alberga una tumba de los antiguos nobles que poblaban Egipto. Muchas de ellas abiertas al público, sin estar preparadas para las visitas, otras tantas escondidas bajo los cimientos de las casas y ocultas a los ojos de las autoridades sirven de tráfico de antiguedades. Un lugar indómito para los que estamos acostumbrados al asfalto.

La presencia de estas tumbas no atraen a turistas, pero aún así, los niños están acostumbrados a su presencia. Cada vez que recuerdo a Ahmed, no puedo más que repetir sus continuas súplicas, un euro, un euro, un euro, un euro, un euro…, no hacía más que repetir. Sin despegarse de mi lado.

Verles sonreir entre tanta probreza les hacía ante mis ojos aún más grandes si cabe. Una gran amiga me dijo que la sonrisa en las niñas desaparecería pronto, ya que en Sheij Abd al Qurna aún en nuestros días se practica la ablación en las niñas.

Se me volvió a caer el alma a la arena, y cada vez que me acuerdo de ellas, aún trato de encontrarla.

Anuncios

~ por Jon en 28 mayo 2008.

2 comentarios to “Ahmed”

  1. preciosa foto, preciosos rostros. En ellos como dices veo sonrisas, vida.

  2. Años antes, y en el mismo lugar me sucedió lo mismo: dos nenas que sobrevivían vendiendo piedras del desierto y alguna muñeca:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: