Campo Marzio Bilbao

El sábado pude por fin pasar de nuevo por Campo Marzio. Desde hace ya unos meses que entré en la tienda por primera vez, lo he intentado en varias ocasiones, pero las úlimas semanas no me han dejado ni un minuto de respiro para entrar con cierta tranquilidad a deleitarme en sus estanterías.

Me sorprendió muy gratamente que me reconocieran al entrar. Teniendo en cuenta que solo he entrado una vez y hace varios meses, dice mucho del trato que le dispensan a uno en tiendas que pretenden ser no un negocio como tal a todo trapo, sino un refugio para alguien que disfruta con la venta de determinados productos exclusivos y que trata a los que a su vez disfrutan con su compra, o simplemente con su observación con el mismo mimo.

Entré a comprar un regalo. Un bolígrafo. Al final acabé comprando el primero que me esnseñó, eso si, después de pensarmelo un poco entre otros tantos que acabé teniendo entre mis manos.

Me acabé llevando este concretamente. Después de que ella hiciese de modelo de bolígrafos cogiendo cada uno de ello entre sus dedos, en cuanto lo cogió, me decidí al instante. Dentro de la originalidad, diseño o color que pueda tener un bolígrafo, lo importante no es el mismo, sino la persona a la que va destinado, aquella que finalmente lo deslizará entre infinidad de hojas de papel, y este concretamente, parece hecho para esa persona. 

He visto joyerías en las que te envuelven el regalo con delicadeza, con gusto, como se merece una joya. De un regalo, el regalo en si es el objeto de deseo, hasta que te envuelven el bolígrafo en Campo Marzio. Entonces tienes en tus manos dos objetos de deseo, el bolígrafo, y su envoltorio. Nadie imaginaría que hay un bolígrafo dentro, pero si un diamante (con el consiguiente fiasco que se podría llevar alguna, claro).

Mientras me cobraba reparé en la pluma que ya en su día me fijé, y que en aquel momento no disponían para vender más que en modelo roller. La cogí y tardé milisegundos en decidirme a llevarla conmigo. Le dije que ya me había alegrado el día con la compra y se rió diciéndome con qué poco me conformaba. No lo sabe bien…

Más aún me alegré cuando me regaló además de los cartuchos negros, unos recambios de cartuchos de color sepia. Luego un repaso a los cuadernos, álbumes de piel… recuerdos sobre el Museo de Reproducciones. Salí de la tienda con la cara iluminada, el regalo, mi nueva pluma, la conversación…

Realmente lo pienso y es cierto. Con qué poco me conformo…

Anuncios

~ por Jon en 29 abril 2008.

11 comentarios to “Campo Marzio Bilbao”

  1. Te entiendo, conmigo, junto a la cámara y el teléfono, en el bolsillo de la camisa viajan siempre un bolígrafo y un portaminas pequeños, les tengo mucho aprecio.

  2. Pues entonces bien. La vida es “pequeña”. Un abrazo.

  3. Si escriben bien, que es la clave, estéticamente son preciosas ambas adquisiciones. Un abrazo y hasta pronto.

  4. Si si, la verdad es que estoy más contento con ellos que un niño con zapatos nuevos.

  5. Qué bien escrito! Me has contagiado, y de pronto me han entrado ganas de entrarme a la tienda de mi ciudad y empezar a coleccionar plumas, que dicho sea de paso, desde siempre me gan gustado, auqneu con los tiempos que corren nosean muy prácticas…
    Apunto CampoMarzio para cuando os visite un dia de estos

  6. Siempre habia pensado lo del envoltorio. Lo malo es que tú mismo te obligas, y la próxima vez, si al regalar no mantienes el mismo nivel de envoltorio, entonces vas y quedas mal, no?

  7. Hombre, lo de que en los tiempos que corren las plumas no son demasiado prácticas… mmmmm… según como se mire. Yo sigo escribiendo con ellas. En el trabajo, en casa…

    Muy bueno josemartin, no nos damos cuenta pero de esa forma mal acostumbramos… y luego movida. Ya no me regalas como antes… ufff

  8. JAJA PUES MIRA QUE A VECES YO CON COMIDA SOY FELIZ JAJA XD, CIERTAMENTE ESOS PEQUEÑOS DETALLES.
    Son algo que nadie pierde, y la verdad que plumas muy buenas, saludos.

  9. ¿Con comida felíz? Ya somos dos, yo disfrutando un buen plato soy el más felíz del mundo !!

  10. Buenos dias:

    Necesito que me heches una mano, estas navidades me compre un reloj de Campo Marzio Design en Madrid, y me ha comenzado a dar problemas, he pasado por donde lo compre y la tienda y no existe. Quisisera saber si me podeis decir donde me puedo dirigir a ver si tiene solucion mi problema ya que el reloj tiene un diseño chulisimo y me sentiria fatal tener que abandonarlo en un cajon por no encontrar una tienda o el servicio tecnico aqui en españa.
    Gracias de antemano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: