Cotê de Ajoncs

Llevo varios días demasiado crítico y con lecturas demasiado estimulantes para las neuronas. Vamos a volver al tema de viajes y unas cuantas fotos. A ver si en un par de días o tres termino con el viaje de Semana Santa.

Ya ni me acuerdo donde me quedé. En Treguier creo. Uno de los mejores descubrimientos de la Bretaña fué gracias al azar y nuestra habilidad para perdernos por carreteras intransitables. Tengo un sentido especial para las travesías en círculo. “Coño, si por aquí hemos pasado hace media hora”. Salida y meta en el mismo punto. Plougrescant en este caso.

En Plougrescant ni paramos. La joya de este lugar son sus alrededores, unos pocos kilómetros de tierras inhóspitas y salvajes. En nuestro afán por bordear al máximo la costa conducimos por acantilados, playas rocosas, paisajes desoladores, prados de hierba pelada. Cotê de Ajoncs es un lugar estremecedor. Por momentos lo más parecido al fin del mundo (de todos los fines del mundo que me he imaginado, claro). Un vendabal infernal, un frío invernal. La Mar completamente revuelta por el viento. Tierra, Roca, Sal. La hierba marrón por efecto del azote del viento, del salitre. Salir del coche, una auténtica aventura, aún a sabiendas de estar completamente solos miras hacia todos los lados pensando en que algo se te puede caer encima. Las gaviotas descansan bailando sobre las crestas sin rumbo sin poder levantar el vuelo. Las pocas que se atreven no avanzan y descienden de nuevo. El sonido de las espuma rompiendo en las rocas y su retroceso haciendo chocar los miles de guijarros.

Un ruido rompedor. Paisaje lunar. Ciertamente al bajar del coche pienso que no puede existir nada más allá. No escucho nada, pero se oyen ruidos naturales entremezclados. Ensordecedores. Agarro la cámara con fuerza por miedo a que salga volando. Siento un azote en la cara estremecedor. El viento parece colarse dentro y me deja un vacío enorme. No pienso en nada, solo siento.

Doy media vuelta y empiezo a andar hacia el coche. Veo una cabecita mirándome desde dentro. Ha decidido no bajar más con ese viento furioso. Normal. De esa forma solo disfrutan los locos. Debe pensar que estoy tarado. Me siento minúsculo pero grande a la vez. Subo el coche y me doy por satisfecho. Estos son los momentos que me hacen dar por amortizadas unas vacaciones.

Anuncios

~ por Jon en 16 abril 2008.

10 comentarios to “Cotê de Ajoncs”

  1. Menudo sitio el Cotê de A(co)joncs ese… En easa en mitad de las rocas no puede pasar nada bueno. Menudas localizaciones para una película de terror. Igual te puedes dedicar a eso…

  2. El “anónimo” ese era yo. Por cierto, quería decir: “En esa casa en mitad de las rocas no puede pasar nada bueno…”, pero el teclado me ha jugado una mala pasada.

  3. Y tanto que es una buena localización par auna peli de terror. No estaría mal dedicarme a ello. Lo que me falta creo que es pasta para poder lanzarme.

    por cierto, que buena cita la que me mandaste ayer vía sms… es fascinante el universo Truffaut.

  4. Criticar como haces tú, constructivamente, siempre es estimulante y, además, nos haces pensar. Pero tus fotos son brutales y nos relajan mucho… almenos a mí. Un abrazo.

  5. Joder Jordi, con gente como tu da gusto… Realmente es alentador que un blog que pretende ser personal, una vía de escape quizás, pueda llegar a resultar util para alguién más que para uno mismo.

    Un abrazo

  6. me gusta el color de esas fotos, están como matizadas de tonalidad, buen post, refleja unas buenas vacaciones en un bonito lugar, un saludo

  7. Tanto retoque fotográfico y dejas el coche gris en la primera foto, que lo jode todo…y si no te acercas donde el dueño y le cuentas el problema de composición. 🙂

  8. También hay que ser capullo, se podría haber hecho un garaje dentro de la roca. Pero fíjate Rafa que aún con el coche me gusta más, le da un aire hitchcockniano…

  9. yo fui a Bretaña solo por esa casa entre las rocas. Bueno, Tambien por el Mont Saint Michel, por Carnac, por Dinan, Saint Malo, los brezales…. Por mil cosas. Pero esa casa construida entre las rocas. Fue como un iman. Y la verdad, ni la csa ni Bretaña me defraudaron.

  10. Aboutbc, es que esa casa es increible, parece una pieza perdida de un tetris mal encajada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: