Bilbao es Arte

Tuve ayer unos pocos momentos de fiebre, que quizás debiera haber aprovechado para escribir, pero el caso es que los pasé dormitando cerca de la calefacción. Un te verde con menta y una ducha templada me ayudaron a recuperarme medianamente y rápidamente me he puesto de nuevo en marcha.

Que Bilbao se esté convirtiendo en un destino cultural de turismo internacional nadie lo puede poner en duda. Que no ha sido casual tampoco, y que en esa transformación de esta ciudad hemos sido partícipes todos menos aún. Para llegar a convertirse en Ciudad Cultural, en destino turístico, en punto de convergencia intercultural  ha tenido que pasar por una serie de transformaciones importantes a nivel de infraestructuras y servicios muy grandes. La transformación de la Ciudad que viví de pequeño ha sido realmente espectacular.  Pero no vale con la transformación, no debemos quedarnos ahí. Una vez tan avanzada como se encuentra, y digo avanzada porque el proceso de transformación debe ser continuo, acorde con los tiempos que corren por ella, y Bilbao es una Ciudad viva, es importante fidelizar a ese turismo que aunque a modo de goteo, sigue llenando los museos y bares del Botxo y nos catapulta cada día más en proyección internacional.

Por ello noticias como las de estos últimos días no hacen más que aumentar el interés de esta Ciudad como punto de convergencia de todo tipo de tendencias culturales y artísticas. El otro día y para mi incredulidad me anunciaron una nueva exposición en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, “Colección Arte XX”. Mi incredulidad no se produjo por la noticia sobre la exposición, sino en que la misma es fruto de una cesión temporal de un coleccionista bilbaíno y anónimo hasta la fecha, que hasta el momento ha ido adquiriendo obras de artistas como Kandinsky, Klee, LegerChagall, Juan Gris, Dali, Braque, Tapies o Picasso entre otros. Envidia cochina.

El coleccionar todas estas obras de arte, queriendo mantener el anonimato y con ningún otro fin que el disfrute personal de las mismas no tiene otro nombre que Amor al Arte. Reconozco que muchas veces he soñado despierto con hacerme con “Composición IV

 
Composición IV, Vassili Kandinsky

o “Improvisación 28” de Kandinsky, con “Barrio de los templos de Pert” de Paul Klee,

 
Improvisación 28, Vassili Kandinsky

 con la “Vaca amarilla“de Franz Marc o con cualquier obra de Van Gogh, Lichtenstein


La Vaca Amarilla, Franz Marc

Reconozco también que nunca he desechado la idea de hacerme con obras de otras disciplinas artísticas como con alguna fotografía de Henri Cartier Bresson, o alguna escultura de Henry Moore, Oteiza o “El Beso” de Auguste Rodin. Como os pareceré quizás un poco pretencioso os diré que ciertamente me conformaría con cualquiera de las dos obras mencionadas de Kandisnsky presidiendo una pared de mi salón, en el momento en el que tenga una casa propia claro, porque tener un Kandinsky colgado en la pared de un piso de alquiler pierde todo el glamour.

He recorrido muchas exposiciones, sin duda nunca las suficientes, y se que está va a colmar todas las expectativas que pongo en ellas cuando decido recorrer los pasillos de los Museos entre sus obras. Pocas lo han conseguido, pero algunas incluso lo han superado con creces, como las obras maestras del impresionismo en el Museo Thyssen, una serie de esculturas de Rodin en mármol blanco en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, la exposición inaugural del Museo Guggenheim de Bilbao o la exposición de fotografía sobre Tutankamon del Museo Egipcio de Barcelona. De estas últimas fotografías guardo un muy pero que muy grato recuerdo. Nunca olvidaré tampoco los paseos diarios entre las esculturas de Rodin instantes antes de que se abrieran a diario las puertas del Museo, disfrutando con las caricias sobre el mármol blanco de sus obras tan sensuales.

Hablando de escultura, la otra gran noticia es la llegada de una exposición al aire libre de una serie de esculturas del valenciano Manolo Valdés  por las calles del centro de Bilbao (concretamente por la calle Ercilla). Siempre he creido que el arte debería estar en la calle en la medida de lo posible, y que de esa forma la propia ciudad se convierte en una obra de arte monumental, en un Museo al aire libre donde todos los ciudadanos deberían poder disfrutar de sus obras a diario. Quizás sea una estupidez pero pienso que el contacto continuo con el arte aumentaría la sensibilización de las personas respecto no solo al mundo de la cultura, sino a otros aspectos de la vida y nos convertiría desde luego en mejores ciudadanos y en definitiva en mejores personas.

Lo dicho, no todo es txikiteo en Bilbao el fin de semana…

Anuncios

~ por Jon en 1 febrero 2008.

5 comentarios to “Bilbao es Arte”

  1. Los cuadros son preciosos. Bilbao es una gran ciudad y, como consecuencia, tiene de todo… empezando por el arte, como no. Un abrazo.

  2. Son ciertas bastantes de las cosas que comentas sobre Bilbao, al menos para un vecino de provincia -y nunca mejor dicho- que suele acercarse desde hace muchos años a dar una vuelta y salir de la aldea. La ciudad ha cambiado mucho, y es probable que vaya a más, tiene buena pinta lo que se está haciendo y no solo por la recuperación de determinadas zonas de la ria y el Guggenheim.

    Las exposiciones al aire libre son una gran opción, que no es viable en algunos casos. Es bastante triste, al menos en Santander, encontrarte las salas de exposiciones, normalmente vacías, salvo en las inauguraciones que ponen pinchos y bebidas. Hace años con un grupo de amigos fotógrafos, exponíamos en la calle, en los árboles del Pº de Pereda, con unas cuerdas y unas pinzas, bastaba para montar el tinglado. Fue una gran experiencia.

    En fín, seguiremos acercándonos de vez en cuando a ver arte. A tomar unos pinchos en la parte vieja. En Santo Tomás, a tomar unos talos con sidra. Al menú de la Granja. A los conciertos del Teatro de Baracaldo

    Siempre resulta agradable.

  3. Rc, realmente me parece descorazonador acudir a las salas en Santander y encontrármelo siempre vacío. Habría que darle un par de vueltas de tuerca a la cultura de esta ciudad, a su difusión, al público al que va dirigido, etc.

    Jordi, por tener de todo tiene hasta los pisos por las nubes.

  4. Más Bilbao: el próximo día 7 de marzo en el Guggenheim, Mike Oldfield presenta su último disco “la música de la esferas”, junto a la Orquesta Sinfónica de Euskadi y una coral.

  5. hggnm6+5636

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: