¿Somos libres?

Todos los días me encuentro con la palabra LIBERTAD. Televisión, prensa, radio, literatura, cine, música…hablan de libertad, la mayor parte de las veces se refieren a ella por acciones de privación de la misma. En realidad cuando se habla de libertad se limita su significado, o más bien su alcance.

Vivimos en una sociedad cimentada sobre la propiedad privada y el poder. Adquirir, poseer, acumular. Aumentar el número de propiedades, de objetos. Alardeamos incluso del número de nuestras propiedades, y somos tan tontos que admiramos y envidiamos a los que más tienen. Hacemos de nuestras  propiedades el símbolo de nuestra posición en la sociedad.

En la medida de nuestras posibilidades, a lo largo de nuestra vida vamos haciéndonos con nuestro botín particular, y cada cierto tiempo incluso hacemos acopio del mismo. En este aspecto, y sobre todo en los últimos años hemos pasado de saborear nuestras propiedades en la intimidad a gozar con la adquisición de nuevas en cuanto menos tiempo mejor. Cada vez con mayor frecuencia hemos incluido el verbo desechar o cambiar, es decir, adquirimos, saboreamos el placer de las nuevas posesiones, y cada poco tiempo desechamos o cambiamos para adquirir nuevas propiedades. Y sentimos placer. A veces incluso utilizamos el concepto de propiedad para las personas, para los sentimientos. Mi mujer, mis hijos, mi marido, mis conquistas, mi familia, mis sentimientos. Hasta mis ideas son mías. Mi médico, mi abogado. Mi blog.

Vivimos en una verdadera obsesión por la propiedad. La publicidad nos ciega y la economía aparece como el eje del desarrollo ¿social?. Hasta somos dueños de nosotros mismos. Yo soy yo, y soy de esta, de esta y de esta otra forma. El individualismo en su sentido más negativo. Soy mi más preciada propiedad.

Somos esclavos de nuestras propiedades. No somos libres.

Nos preocupamos por tener y nos olvidamos de ser, de vivir, de romper las barreras sociales que nos atan y limitan nuestra existencia. El individualismo en su mejor expresión. Quizás los jóvenes somos menos posesivos. Gastamos más dinero en cosas inmateriales que otras generaciones precedentes. Gastamos dinero en viajar, en ir a conciertos, en hacer disfrutar más a los sentidos que a nuestro ego. Intentamos ser, más que tener. Pero aún así abrazamos nuestras posesiones, porque también nos gusta tenerlas.

No seremos verdaderamente libres hasta que no nos desprendamos no de nuestras posesiones materiales, sino de las ataduras que nos mantienen aferrados al sentimiento de pertenencia de las mismas. En lo más hondo de nosotros mismos, de la base de la humanidad se encuentra el SER por encima de todo, ya que tener, como proclamaba Erich Fromm, poseer objetos, solo es un instante transitorio en el proceso de vivir.

About these ads

~ por elmonoloco en 14 abril 2008.

6 comentarios to “¿Somos libres?”

  1. Macho, menuda reflexión en lúnes. ¿Has tenido mal fin de semana?. O te has machao en el curro. Piensa en el futuro, cuando tengas tu casita, tu pensión, tu huertuco -aunque estarás hecho una mierda fisicamente-, etc. Eso es lo que vale. La juventud de ahora sois unos golfos que no pensáis en el mañana. Asi os va a vosotros.

  2. Monoloco,

    Mencionas a Erich Fromm en un artículo dedicado a la libertad… No me aventuro a citar, ya que llevo mas de 4 años que no visito mi coleccion de libros de Fromm, pero su obra “El miedo a la libertad” fue un real gusto para mi. Si no lo has leido, te lo recomiendo sin duda alguna.

    Por otro lado, me has recordado largas noches convertidas en dia en las que discutiamos en el balcon de mi apartamento, un pequeño grupo de estudiantes, si somos libres… que dificil era convencernos de dicha existencia, cuando todo lo que conociamos apuntaba a una esclavitud psicológica.

    Irónicamente, yo soy hijo del capitalismo, a pesar de que mis ideales se encuentran en el otro extremo del espectro. Pero algo interesante que siempre nos dejaba sin respuesta era… ¿si no hubiesemos nacido en un sistema capitalista, en el cual la propiedad privada es la base ideológica de nuestra existencia social, llegariamos a encontrar libertad?

    Saludos

  3. Anonimoveneciano, efectivamente soy un golfo que no piensa en el mañana. De hecho no veo más de un mes de aquí hacia adelante. Y así me va. De bien.

    Che, fuí hace uns días a comprar “El miedo a la libertad” y no lo tenían, acabé llvándome otro y desempolvando “El arte de amar” de cuando lo leí con 17 añitos más o menos.

    Como muy bien dices, yo también soy hijo del capitalismo, pero mis ideales se encuentran en el otro extremo. Pero al final no nos podemos despegar de él.

    Saludos

  4. No estoy de acuerdo “ANONIMOVENECIANO”.

    Creeo que todo depende de el tipo de persona, y su forma de vida.

    No creeo que alguien sea mas feliz por tener un piso, que otra por que no lo tenga.

    A mi por ejemplo me gusta la solteria, soy feliz sin pareja, y me encanta viajar, conocer sitios nuevos, personas nuevas, me encanta estar con mis amistades. Y sobre todo, no saber el que me espera mañana, puede que para muchos sea una tranquilidad sabe que el dia de mañana se van a despertar todos los dias en su casita, pero a mi me aterroriza eso, saber que cada dia voy a levantarme siempre en el mismo sitio, y hacer practicamente la misma rutina.

    Por eso, opto por vivir de alquiler, y poder cambiar de ciudad cuando me canse, y seguir viviendo esas experiencias que tanto me gustan, ahora para el 2010 por ejemplo me marcho a Tokio unos 3 años.

    Los tiempos estan cambiando, y debemos de actuar siempre basandonos en lo que nos haga felices, y haciendo caso a lo que nos pida el cuerpo, que es lo importante, y no en algo que quizas realmente no sean nuestros sueños, pero lo hagamos sencillamente por el echo de estar pautado por esta sociedad, en un camino que parece que nos pongan delante de las narices desde el mismo momento en que nacemos, y que si no lo seguimos ya somos criticados hasta la saciedad.

  5. Yo le pongo a las cosas de las que hablo el pronombre posesivo “mi”, básicamente porque no quiero desconcertar ni crear ambigüedades cuando hablo, ni que se me entienda mal. Si digo fuimos con mi coche, todo el mundo entiende de qué manera fuimos, si dijera “fuimos con el coche”, la gente podría pensar, qué sucedió para que no llevara el mío?, quién conducía?. Solo es un ejemplo simple, lo que quiero decir es que a veces nos detenemos en las palabras, cuando lo que hay que mirar es a las personas que dicen esas palabras. La mayor libertad que yo puedo conocer es la del pensamiento, es decir, estar delante de alguien que me diga “mi dinero y saber que es la persona más generosa del mundo, que ayuda a quien pueda, que comparte, que no cree en propiedades, que es humilde, que no aparenta, esa libertad de expresión del que lo dice y esa libertad de compresión del que lo recibe es en la que creo, el resto… palabras que se dicen, formulismos y estilo gramátical para poner orden a unos pensamientos al expresarlos, así de sencillo. La verdadera libertad está en la calidad de las personas, no en sus palabras, ni siquiera en sus hechos, mucho menos en sus apariencias. Un abrazote!

  6. No me considero un hombre libre y tampoco que la sociedad actual sea libre, es verdad que en el curso de la historia, el hombre conquisto libertades producto de luchas y antagonismos pero no creo en los paladines de la sociedad de mercado y en la open society, por ejemplo, nacemos libres e iguales pero las desiguales y tristes condiciones sociales y economicas contradicen las leyes y constituciones nacionales. El sistema actual esta basado en el derecho a la propiedad privada. El hombre no es libre por acumular o enriquecerse o consumir. Una idea interesante sobre la libertad que lei en un libro de Alexander Berkman: ser libre significa darse una oportunidad. Libres de consumir nuestras riquezas que la humanidad produjo colectivamente sin intermediarios y sin Estado. Libres de decidir sobre nuestro propio destino como sociedad y a los fines de mejores formas de organizacion social que sean verdaderamente humanas, justas y solidarias.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: